Modelo sistémico de Intervención

El modelo sistémico es un enfoque psicoterapéutico que se aplica a trastornos y enfermedades de tipo psíquico debidos a una alteración en la interacción, estilos relacionales y patrones en la comunicación de la familia vista como un todo.

Está basado en conceptos y aplicaciones de la Teoría General de Sistemas, la Cibernética, la Pragmática de la Comunicación Humana y los modelos construccionistas.

El modelo sistémico comprende al individuo en su contexto y expresa que la relación entre las personas y su entorno está sujeta a una dinámica circular de influencias recíprocas.

El contexto más significativo es la familia, la cual se entiende como un sistema. Así, las disfunciones de los individuos se consideran en relación con los comportamientos y las expectativas de los otros miembros del sistema en el cual evolucionan y se mantienen.

El modelo sistémico familiar, como enfoque terapéutico, permite la intervención familiar en el contexto donde surgen los conflictos de relación entre uno o varios familiares, es decir, la familia.

La intervención familiar llevada a la práctica abarca la psicopatología y los conflictos de relación tanto en el individuo, pareja y familia, como en los procesos de separación y divorcio, en procesos de duelo y comunicación de malas noticias y en las dificultades propias del medio escolar, sanitario y social.

La intervención laboral, siempre desde la óptica del modelo sistémico, implica la intervención terapeutica en problemas relacionados con el mundo del trabajo, en las organizaciones, instituciones, empresas y en la administración pública como es el caso del acoso laboral y/o sexual, el hostigamiento psicológico, la presión laboral tendenciosa, etc sin olvidar que dichos conflictos generarán otros nuevos en el seno de la familia del que sufre el acoso moral.